Comparte si te gusta ☺️
5/5 - (1 voto)

Aunque ambas palabras empiecen igual, el modelo de liderazgo que utiliza la delegación correctamente, jamás usará la otra palabra. Derivación o Delegación en la Gestión, es un artículo que surgió en mi mente por casualidad, tras asistir a una reunión en la que escuche la expresión “Ya he Derivado este asunto a mi colaborador”.

Un curso sobre Delegación en la Gestión.

Aquella expresión, dicha sin ninguna retórica por aquel responsable, reconozco que me impactó profundamente, y recordé un curso que hice hace unos años sobre La Delegación en la Gestión, de esta habilidad Delegatoria hablaba ya por cierto en mi primer artículo sobre liderazgo: Liderazgo del Siglo XXI.

Volviendo al curso que os comentaba Recuerdo bien que aquel curso, porque aunque fue un curso de modalidad a distancia, me marcó. Creo que era el año 2005 (tranquilos la batallita es corta 😅 ), mas o menos, y yo llevaba ya unos años desempeñando papeles de responsabilidad en mi empresa, pero tenía claro que aquello de delegar era un pequeño arte, uno de tantos que no enseñan en la universidad, nadie me había explicado lo que era la delegación como tal, así que decidí formarme en la delegación.

Si caminas solo, irás más rápido; si caminas acompañado, llegarás más lejos.

Proverbio Chino.

Aquel curso supuso un antes y un después, me dejó claro que la delegación no era sencilla, que por supuesto, no era ni mucho menos derivar un trabajo a alguien. Así que sabía bien qué modelo elegir entre Derivación o Delegación en la Gestión.
Etimológicamente hablando quizás no esté bien del todo elegida la palabra derivar, aunque las varias definiciones que tiene la R.A.E. de esta palabra, he utilizado esta para referirme a la diferencia entre delegar y derivar:
Derivar: 4. tr. Encaminar algo o a alguien hacia una nueva dirección. Ejemplos: Derivaron los gastos a otro departamento. El médico de familia me derivó al hospital.

Es decir, yo derivo la responsabilidad a otro departamento, o en este caso a otra persona. Y allí se las apañe. Es curioso, porque dependiendo del estilo de liderazgo, habrá gente que llegue a hacer esto, y realmente este no es el camino.

Un Líder Delega, un jefe Deriva.

Para explicar lo que es un verdadero Líder que delega, tomaré como referencia a uno de los grandes 🙌🏼 . En el libro de Daniel Goleman; Liderazgo. El Poder De La Inteligencia Emocional, el autor describe varios tipos de estilos de liderazgo, un total de 6.

Uno de esos estilos es el de los líderes coach, explica Goleman, son líderes a los que se les da muy bien delegar y asignan a los miembros de sus equipos tareas a veces complejas. Aunque eso suponga que no las realicen con rapidez. Por lo tanto son líderes dispuestos a soportar fracasos momentáneos si así fomentan el aprendizaje a largo plazo.

Los líderes coach ayudan a sus subordinados a identificar sus puntos fuertes y débiles particulares y los vinculan a sus aspiraciones personales y profesionales. Además el coaching también ayuda, ya que el mensaje implícito de ese estilo es: «Creo en ti, invierto en ti y espero que des lo mejor de ti.» Muy a menudo los trabajadores se muestran dispuestos a afrontar el reto dando lo mejor de sí mismos. Y si la situación termina en fracaso, el líder asumirá.


Nótese que quien soporta el fracaso no es el subordinado, sino el propio líder. Esto es el arte de la delegación en su estado superlativo DELEGACION SUPERLATIVA. Lo contrario, la derivación…y ahí se las apañe, es un fracaso doble tanto para el subordinado, como para el jefe (no lo llamo ni líder).

El ejemplo de un jefe que Derivaba.

En una auditoría de IATF, durante este 2022, en la que estaba siendo auditado, en ese momento el auditor nos estaba comentando algo sobre como él delegaba, y le interrumpí (uy interrumpiendo a un auditor jeje)… y le pregunté: ¿pero usted derivaba o delegaba?…tras un breve silencio…se echó a reír, y dijo que le había pillado…y que no era fácil…jajaja.
Acto seguido nos contó una anécdota que él vivió personalmente aunque no como afectado.
En dicha reunión, un jefe de una gran compañía, preguntaba a 2 jefes y sus equipos (todos presentes en la sala) como iban a resolver un problema. El jefe de la gran compañía miró a uno de los jefes de esos equipos, que eran de subcontratas de la gran compañía, y este jefe de una de las subcontratas cuando hubo terminado la pregunta el jefe de la gran compañía, miró a su equipo y les dijo ¿bueno, cómo vais a responder ahora a esa pregunta, eh, eh, eh?…DERIVACION SUPERLATIVA. Lo que intentaba claramente este jefe con aquella actitud era derivar la responsabilidad, y descargar toda la responsabilidad sobre los miembros de su equipo.

A este jefe le hubiera venido bien conocer esta importante frase:

Se puede delegar autoridad, pero no se puede delegar responsabilidad

Byron Dorgan

Delegar Responsabilidad o Delegar Autoridad.

Aquí está el quiz de la cuestión. Si lo que queremos es encaminar directamente una responsabilidad u acción hacia otra persona, utilizaremos la expresión “lo derive a…”. Pero si lo que queremos es realmente Delegar Autoridad, entonces utilizaremos “se lo he delegado a…” y eso tendrá unas consecuencias muy diferentes a esa posible derivación.

El mejor ejecutivo es aquel que tiene el suficiente criterio para elegir buenos colaboradores para hacer lo que hay que hacer, y la suficiente fuerza de contención para no entrometerse mientras lo hacen

Theodore Roosevelt

Un gran Equipo. Una Delegación sencilla.

Es cierto que no todo lo puede hacer el líder. Si los miembros del equipo tienden a huir de las responsabilidades que se les delegan, o incluso no atienden sus propias responsabilidades. El arte de la delegación será complicada. Ya lo decía el vaquero 🤠

Rodéese de las mejores personas encuentre, delegue autoridad y no interfiera

Ronald Reagan

Bueno, ahora lo importante es que hayas entendido bien la diferencia entre Derivación o Delegación en la Gestión. Y lo más importante, que apliques el arte de delegar de un modo correcto y humano.

No te olvides de Reconocer o de Reconducir.

Tan importante como delegar una tarea es Reconocer el buen cumplimiento de la misma. En tal caso puedes hacerlo de manera pública. De modo que cuándo los otros miembros del equipo vean que al delegar una responsabilidad por tu parte, después se reconoce el buen trabajo en público, esto les animará a realizar los trabajos que delegues en ellos con una mayor confianza.

Así mismo si el trabajo delegado no ha salido como esperabas, recuerda comentarlo con la persona de tu equipo. Es importante reconducir una situación o un trabajo mal realizado, antes de dejarlo pasar. Sino, se puede obtener el efecto contrario y considerar que se ha hecho bien por parte del subordinado, cuando no ha sido así. Y puede que cometa el mismo error o parecido de nuevo.

Unas preguntas para el final.❓

¿Consideras que delegas correctamente las tareas? ¿En el caso de tu jefe, consideras que delegan correctamente en ti las tareas? ¿Te ha gustado este artículo?

Recibe mis artículos en tu e-mail 💌

Me encantaría que te suscribieras a mi boletín de artículos. Odio el spam igual que tú, y si eres un habitual de mi blog, ya sabrás que mi frecuencia suele ser de 1 a 3 artículos al mes, muchas veces sólo ese 1 al mes 😅. Además te mandaré información interesante que vaya encontrando por la web, promociones, o herramientas interesantes para tu uso y disfrute. Suscríbete ahora y recibe mi mail de bienvenida, te enviaré mi SECRETO para leer más de 40 libros al año sin casi ningún esfuerzo, no te arrepentirás: